Ya tengo varios años que en casa siempre nos quitamos los zapatos al entrar. No hay nada más placentero que llegar a tu hogar, tu oasis y refugio y despojarte de los zapatos, colocar tus pies en el suelo y sentir de inmediato el descanso y confort, la sensación cálida de que ya estás en casa.

reading-1223518_1920-1

Durante algunos años  lo hacíamos solo la familia, por aquello de que “no se sintieran incómodos” los amigos o parientes cuando vinieran a visitarnos y les pidiéramos dejar los zapatos en la entrada. Pero cada vez que veía entrar a alguien con sus zapatos ( y en casa somos de que nos visiten muchos amigos y cuando digo muchos , digo muchos) se me ponían los pelos de punta solo de pensar la cantidad de “otros visitantes” que traían con ellos en sus zapatos. Así que esa norma es  para TODOS.

bc5fb9218cab465036e57f7c38f99105

Y es que tu puedes hospedar en tus zapatos hasta la increíble cantidad de 421 mil  indeseables bacterias y microbios según lo avalan estudios realizados en la Universidad de Arizona en apenas dos semanas de usar unos zapatos. En ellos se consiguieron bacterias como la E.Coli, Klebsiella pneumoniae y de Serratia marcescens, las cuales pueden causarnos enfermedades infecciosas en nuestros ojos, pulmones, intestinos y estómago.

Además de bacterias en los  zapatos entran a nuestro hogar el polvo y la suciedad que no son invisibles, excrementos de pájaros, cacas de perros,  e incluso  fluidos corporales de las  personas. Si vives en zonas de áreas verdes o campo traerás además en las suelas de tus zapatos: hojas, estiércol, musgo, plomo  y pesticidas; estos últimos permanecen hasta una semana en el césped y luego entran en tu hogar.

b8008685666c24e698c17dd6ef98b692

¿Te imaginas esa cantidad de indeseables pegados en las suelas de tus zapatos y paseándose por tu casa?? Peor aún si tienes alfombras, llevándolos contigo a tu dormitorio?  Wowww…más bacterias de las que se consiguen en los inodoros  públicos, o en las monedas que circulan  por  tus manos. Y muchos de ellos son resistentes a algunos antibióticos.

Es necesario que tengamos  un buen felpudo en la entrada de casa, de esos que recogen todo lo que llevas en las suelas y quitártelos antes de entrar.

Además de la buena salud, podemos obtener otros beneficios de quitarnos los zapatos:

  • Mantenemos la casa mas limpia  e higiénica, teniendo así menos trabajo en ella.
  • El hogar será mas seguro para los niños, ya que ellos suelen estar con los pies descalzos y los juguetes en el suelo que luego se llevarán a la boca.
  • Dañaremos menos nuestros suelos de madera al evitar las ralladuras y arañazos de los tacones. También tendrá una vida útil mayor nuestras alfombras.
  • Nuestros pies nos agradecerán esa sensación de libertad. Podemos estirarlos, masajearlos, dejarlos respirar. Estarán mas flexibles y con mayor fuerza muscular.
  • Nuestros pasos estarán amortiguados por los calcetines y zapatillas, produciendo menos ruido, lo cual es beneficioso para nuestros vecino si vivimos en apartamentos.
  • Será también una protección para nuestras mascotas al no quedar expuestas a lo que haya en el suelo o alfombra. Es importante que cuando llevemos a pasear a nuestros peluditos, al regresar a casa les lavemos muy bien sus almohadillas y cualquier otra parte de su cuerpo que haya quedado pegada al suelo de la calle.

Por supuesto debemos decirles con antelación a nuestros invitados que se deben quitar los zapatos en la entrada y que disponemos de un surtido de chanclas, zapatillas, calcetines. Personalmente tengo un clóset (pero puedes tener un  armario zapatero o incluso una cesta)   en la entrada con chanclas para el verano y zapatillas y pantuflas para el inviernos en diferentes tallas, también disponer de un banco o asiento donde las personas puedan sentarse cómodamente a quitarse y cambiarse los zapatos.

Debemos recordar de mantener estos zapatos de casa muy higienizados y esterilizado cada vez que alguien se los quite para ser usado nuevamente; no queremos arriesgar la salud de nuestros invitados con algún tipo de hongo.

Hay personas que insistirán en no querer quitarse los zapatos por razones de salud como la  artritis, tendinitis e incluso la diabetes, con lo cual podemos ofrecerle protectores para sus zapatos o que puedan traer ellos sus propios calcetines o zapatillas.

Otros sencillamente insistirán en no quitárselos, porque no les gusta mostrar sus pies, o  enseñar los calcetines, incluso para no bajarse de sus centímetros de tacón. Aquí deberían pensar en ser mas respetuosos con sus anfitriones, puesto que este tipo de personas es la que si le tocara viajar a países como Suiza, Suecia, China, Japón,  Noruega, Finlandia, etc….no pondrían ninguna resistencia a quitarse sus zapatos.

Son muchos los amigos a los que les encanta venir a casa y quitarse sus zapatos, de hecho algunos lo han implementado también en sus hogares

 

welcome-820142_1920

 

 

Please follow and like us:
Categories: Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Related Posts

Salud

El móvil, el baño y tú ¿Cuál es el problema?

¿Dónde está el problema de que vayas con el móvil al baño? después de todo anteriormente se solía colocar revisteros en ellos para que las personas se entretuvieran el tiempo que necesitaran. El móvil se Read more…

Salud

¿Cuán “eternos” son tus congelados?

Ve a tu congelador, hecha un vistazo  y dime que has encontrado…Seguramente al igual que en el mío encontraras  alimentos que nos sobraron durante la semana o que nadie quiso comer, seguro consigues también pan, las bolsas Read more…

Salud

Ssshhh!!! haz silencio por favor.

Ssshhh!!!!!!…haz silencio por favor…no te digo que te quedes en un absoluto y prolongado silencio, ni mucho menos que ames la soledad, pero bien es cierto que vivimos en un mundo tan ruidoso que nos Read more…