Qué alimentos deberíamos lavar y cuáles no: he ahí el dilema al regresar a casa después de hacer las compras. ¿Debemos lavar las frutas y verduras antes de almacenarlas? y los huevos?. ¿Se debe lavar el pollo  o la carne antes de refrigerarlo o antes de comerlo?… Bueno, veamos algunos alimentos que no deben ser lavados y los que sí debemos lavar:

No deben lavarse

Las aves de corral y el pescado

El pollo:  hay que evitar las ansias de meter las piezas de pollo bajo el chorro de agua. El pollo fresco puede contener bacterias como la Salmonella o el Campylobacter;  al lavarlo las gotitas de agua sirven como un vehículo para esparcir las bacterias al resto de la cocina como por ejemplo a  nuestras manos, el lavaplatos, la encimera, el delantal y cualquier otro instrumento de cocina que pueda haber alrededor, con lo cual es “peor el remedio que la enfermedad”. Las bacterias en el pollo mueren al cocinarlo, o cuando se fríe, al asarlo en la parrilla o al hornearlo.

Esto aplica tanto al pollo, como cualquier otra ave  de corral y también  al pescado. En el caso del pescado es preferible que solicite en la pescadería que se lo den limpio, sin tripas y sin escamas.

Como dato os digo que, un médico hace muchos años me recomendó hervir dos veces el pollo: esto es que lo colocas con agua al fuego  y cuando comience a  hervir, retiras esa primera agua y vuelves a colocarle agua fresca, ahora sí puedes continuar cocinándolo …ahora he leído que también es recomendación de grandes chefs.

Las carnes rojas 

Al igual que con  el pollo y demás carnes blancas, tienen el peligro de propagación de las bacterias en la cocina; además con el añadido de que al agregarle humedad a la carne  cambias su sabor al cocinarla. Si quieres puedes con máximo cuidado secar la carne con toallas de papel que luego desecharás antes de cocinarla.

Los Huevos

No debes lavarlos si vas a guardarlos o conservarlos en la nevera ya que le estarías quitando su cutícula (recubrimiento natural ) que lo protege de contaminantes y dejándolo expuesto a que bacterias, sucio, etc, penetren  en el huevo contaminándolo, mayor riesgo aún si el huevo tiene grietas. Se pueden lavar solo en el momento en que los vayas a consumir inmediatamente.

La pasta

No debes lavarla antes de cocinarla, le estarás quitando el almidón necesario para realzar el sabor de ella y evitando así que la salsa se adhiera a la pasta.

Las Setas

Son como esponjitas que recogen toda el agua del lavado, esto trae como consecuencia  que cambien su sabor y consistencia al tenerla mucho tiempo mojadas. Es preferible lavarlas en el momento de consumirlas o mejor aún: limpiarlas con una servilleta húmeda para que no queden gomosas.

Si deben lavarse

Las frutas y verduras 

con abundante agua fría para poder quitarles toda la suciedad y bacterias que puedan contener como la E-Coli, Salmonella, etc; aún cuando las veas brillantes y hermosas pueden estar contaminadas. Podemos disponer de un cepillo  para cepillar las frutas de cáscara dura y guardarlo luego en un sitio limpio y solo destinarlo a ese uso.

Las frutas

Tanto si su cáscara se puede o no comer, como si es orgánica o no deben ser lavadas bajo el chorro de agua mineral justo antes de comer, porque no importa cuán bien pelemos las frutas  las impurezas entrarán en la parte comestible si no las lavamos bien. Podemos luego secarlas con una toalla de papel y así asegurarnos de eliminar aún mas cualquier rastro de  bacteria o suciedad.

Las verduras

Asegurarnos de lavarlas muy bien y así  eliminar residuos de  pesticidas, algún alérgeno presente, tierra o suciedad que puedan contener; en especial las  hojas tiernas o los vegetales a los que no vayas a quitarles la piel  como en el caso de las zanahorias. Puedes lavarlas y agregar un poco de vinagre o zumo de limón para desinfectarlas.

En el caso de las verduras como la col, escarola o lechugas, debes eliminar las hojas exteriores y luego lavar una a una sus hojas internas.

Las hierbas aromáticas 

Hierbas como  el perejil, el  cilantro, la menta, etc  y  verduras de hojas pequeñas como el berro, rúcula o canónigos deben ser lavadas, con mucho cuidado para no dañar las hojitas, en abundante agua fría; podemos ponerlas  en un bol o colador y enjuagarlas.

Las patatas

Lávalas con abundante agua fría para quitarles la tierra y cualquier otra suciedad que se le haya adherido y cepíllalas con el cepillo de las verduras. Por supuesto esto lo haremos también con cualquier otro tubérculo.

Cualquier lata que tengamos en la despensa

sea de frutas, conservas, refrescos, granos, etc, si no lavamos muy bien la tapa, nos arriesgamos a que entren las impurezas en el momento de abrirlas. Recuerda que viajan en transporte, pasan mucho tiempo en las tiendas y  en centros de distribución con posibles insectos o incluso roedores pasando por encima de ellas; no queremos que nada de esto toque nuestra boca o caiga en nuestros alimentos.

La fruta seca

No tenemos idea de cuan manipulada a sido la fruta seca que compramos a granel al ser transportada, ni en qué sitio ha sido almacenada o que manos la han tocado; se dice que la fruta seca es de las más sucias y  deben ser lavadas e incluso remojadas durante unas horas.

Los mariscos 

Definitivamente lavarlos bajo el chorro de agua fría y eliminar  así toda la arenilla que puedan contener antes de prepararlos. Se pueden colocar también después de lavarlos en un poco de agua fría con un chorrito de limón por media hora.

Los granos y las legumbres

Deben lavarse antes de prepararse, así eliminamos cualquier suciedad o residuos que puedan contener,  en el caso del arroz al lavarlos le eliminamos el almidón quedando el arroz mas suave y esponjoso al prepararlo. Es importante también que puedas enjuagar los granos que vienen cocidos y envasados, no por que puedan ocasionar problemas de salud sino para eliminar el exceso de  sal que contienen.

Recuerda:

Lavarte muy bien durante unos  20 segundos las manos con agua tibia  y jabón antes y después de manipular carnes crudas, así evitarás el peligro de coger sin darte cuenta cualquier otro alimento u utensilio  y contaminarlo.

No olvides la importancia de lavar cuidadosamente los utensilios de cocinas, la encimera, el lavaplatos, con agua caliente y jabón, antes y después de cocinar, incluso puedes asegurarte al terminar  de repasar la encimera con agua oxigenada o vinagre para higienizar y desinfectar completamente. De esta forma evitaremos la contaminación cruzada.

Los empaques en los que compras las carnes, deséchalos todos ( colócalos en los contenedores adecuados sea de cartón, plásticos, etc.)  no los uses para guardar otros alimentos.

Las ensaladas y frutas que ya vienen empacadas con la etiqueta de lavadas, no necesitan volverse a lavar, mantenlas en la nevera hasta el momento de servirlas.

Elimina el jugo de la carne roja secándola con servilletas de papel y luego recuerda que hay que lavarse muy bien las manos.

Puede interesarte:

Please follow and like us:
Categories: Salud

1 Comment

Rubén Toro · 17 septiembre, 2018 at 5:38 pm

Como siempre, un artículo sencillo, entretenido y que amplía mis conocimientos.
Sería interesante saber cómo limpiar los frutos secos a granel y qué clase de limpieza se hace a los envasados.
Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Related Posts

Salud

Esto ha caducado: me lo como o no???

Cuántas veces nos hacemos esta pregunta cuando vamos a la nevera en busca de algo rico y   vemos su  fecha de caducidad descubrimos con pesar que ya ha caducado? Qué hacemos ? La comemos o Read more…

Salud

Cantar es bueno para tí

Es raro el día que no escuche una palabra que me lleve a evocar una canción y me encuentre cantando sin parar, luego el resto de la familia se me suele unir y ya estamos Read more…

Salud

Caminando-ando

Sabes el refrán de ” una manzana al día  del médico te libraría?? ..pues podríamos decir algo parecido pero en el ir a caminar. Yo diría “caminar todos los días tu vida alargaría”.…Se dice que Read more…